Orvana Minerals recibe una nueva sanción por sus vertidos tóxicos en Asturias tras el cambio de nombre de su filial española a OroValle

Vertidos de la minera OroValle Minerals -antes Kinbauri España- al dominio público hidráulico

























La Coordinadora Ecoloxista ha reclamado información a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ante el conocimiento de un nuevo expediente sancionador en la operación de la empresa en la mina de Boinás-El Valle, en el Concejo de Belmonte de Miranda.

Desde la entidad asturiana, se recuerda que OroValle Minerals -anteriormente denominada Kinbauri España S.L.U.- acumula denuncias por irregularidades cometidas en pasados ejercicios, concretamente una de 54.389 euros en 2013 y 242.920 euros en 2014, debido a los contínuos vertidos de la minera al río Cauxa, que derivan finalmente a la cuenca del Narcea.

Según denuncia la CEA, de acuerdo a estos expedientes, las sustancias que se están vertiendo sin control al dominio público hidráulico son elementos tóxicos como el cianuro, selenio, cadmio, cobre y cinc, constatándose además la presencia de sustancias como el arsénico pero en concentraciones superiores a los valores autorizados.

Para la entidad, "hay que recordar que estos vertidos denunciados por la Coordinadora en los últimos años, sólo han tenido respuesta por parte de la Confederación" y que "a fecha de hoy ni el Gobierno de Asturias ni el Ayuntamiento de Belmonte a pesar de sus competencias no han abierto expediente sancionador a la minera", reconociendo en respuesta a la CEA "que desconocen la toxicidad de los vertidos", lo que da idea "de la desidia y dejación de funciones" de las autoridades.
 

La CEA aclara que el río Narcea es un Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), "de acuerdo con lo preceptuado en la Directiva Europea 92/1943 relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales de la Flora y Fauna Silvestres, transcrita mediante el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por incluir al menos tres hábitats y siete taxones de interés comunitario, destacando: Nutria (Lutra lutra), salamandra rabilarga (Chioglossa lusitánica), lamprea (Petrornyzon marinus), Salmon (Salmo salar), mejillón del río (Margaritífera margaritífera), desmán (Galemys pyrenaicus), y lampreilla (Cobitis taenia), por lo que su contaminación es un delito ambiental que está llevando la minera con la complicidad del Gobierno Asturiano".

La Coordinadora recuerda que "el Parlamento Europeo recomendó en 2010 la prohibición total en la UE del uso de la minería basada en la tecnología de cianuro antes de finales de 2011", pidiendo "a la Comisión y a los Estados miembros que no presten apoyo, de forma directa o indirecta, a ningún proyecto minero en la UE en el que se empleen tecnologías a base de cianuro", justo al contrario de lo que está sucediendo en Asturias, "donde el Gobierno le ha facilitado a la minera que lo use", pues en el complejo de Boinás-El Valle se tratan al año 530.000 toneladas de mineral "con los riesgos e hipoteca que supone para el futuro de la zona".


Para sorpresa de la entidad, el Principado va más allá al facilitarle a OroValle nuevos permisos de exploración e investigación minera sin atender alegaciones en los permisos Campalcarro, Quinana, Lidia, Palmira, Linde y Chugarón, sobre una inmensa superficie de alcanza los 248 kilómetros cuadrados. 

AM/Redacción
19.6.2015

  ALERTAMINERA.net

Regresar a inicio