Las autoridades chilenas obligan a una filial de la canadiense Kinross Gold a paralizar sus operaciones en el norte del país por graves daños ambientales

Operaciones de Minera Maricunga en la región chilena de Atacama






















Un documento de las autoridades ambientales explica que Minera Maricunga habría provocado el desecamiento de al menos unas 70 hectáreas de humedades de alto valor natural ubicados en el Complejo Lacustre Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa, con un riesgo inminente de expansión a otras 73 hectáreas de terreno por daños colaterales.

La empresa, que podría ver revocada su autorización ambiental, tendrá que abonar una multa de 8,5 millones de dólares y el cierre de sus instalaciones por haber provocado graves daños en el nivel freático de la cuenca Pantanillo-Ciénaga Redonda, ubicada en la Región de Atacama.

Aunque su Estudio de Impacto Ambiental establecía la obligación de establecer una serie de medidas de mitigación, prevención, control y/o atenuación de impactos, la falta de control de la filial chilena de Kinross ha terminado por provocar un desastre ambiental en esta zona de alto valor ecológico. 

UNA EMPRESA REINCIDENTE 

En 2014, y tras un año de investigación tras haber sido denunciada por el Servicio de Evaluación Ambiental de Atacama (SEA), Minera Maricunga ya tuvo que hacer frente  a una multa de 4,5 millones de dólares por diversos incumplimientos de carácter ambiental. 

AM/Redacción
25.3.2016

  ALERTAMINERA.net

Regresar a inicio